Quienes somos


Nos conocimos en la facultad más fea de Madrid, la que sirvió de escenario a la ópera prima de Amenábar, un edificio que según la leyenda estaba destinado a ser una cárcel de mujeres pero que a nosotras nos catapultó a la libertad de la vida con una profesión de futuro incierto. Somos periodistas más por predestinación que por vocación, escribidoras de oficio y juntaletras por vicio... Coincidimos y discrepamos a partes iguales, pero siempre con pasión, y defendemos lo que consideramos sagrado con vehemencia. Nuestro dios es la música y a ella consagramos nuestras palabras... al menos en este blog :-)



Carol

Soy animal nocturno y mitómana a muerte. Mantengo una pelea permanente contra mi gen de la pereza. Entusiasta hasta la exageración con las cosas que lo merecen y radical en los afectos y desafectos (lo que viene siendo una dramaqueen). Ya no aborrezco los domingos desde que los paso de taberna en taberna en compañía de fieles compinches. A veces soy esnob, pero se me pasa si me doy una colleja. Sí, me quedo a ver los títulos de crédito hasta el final. Me gustan las películas, el teatro y los libros que me engullen y, por el contrario, no puedo con los curros que fagocitan mi tiempo libre. Fan de los tocadiscos portátiles, del jamón serrano y del olor a esmalte de uñas. No hablo de música porque su importancia en mi vida es obvia, y termino antes de empezar a hacerme “la Amélie” y poner que me gusta meter las manos en sacos de legumbres y que terminéis por darme las collejas vosotros mismos.



Isa

Mi obsesión por el orden me ha vuelto una maniática con la edad y ha ido neutralizando mi hedonismo. Por desgracia. Soy una mujer de acción, inhábil a la desidia desde que decido ponerme en pie cada mañana hasta que doy por finalizados mis quehaceres. Soy feliz con la barriga llena y rodeada de mi gente. Comer es el placer que más a menudo satisfago y viajar es mi pasión más elocuente. He recorrido muchos lugares pero solo una pequeña porción de los que me quedan por  recorrer. Eso sí, prefiero la mochila a la maleta de ruedas, y la cabaña perdida al hotel de lujo. La paciencia no es mi mejor virtud, pero la constancia no se me da mal del todo. Leo menos de lo que me gustaría, pero cuando empiezo no paro. Ansia viva, lo mío. Peliculera de lágrima fácil pero risa exigente, me gusta el cine a oscuras, en silencio... y ¡con palomitas! Ñam.

2 comentarios:

  1. Primaaa pero que grande que eres!!! Un beso desde Tudela!!!

    ResponderEliminar
  2. Muy original la presentación y la manera de definiros. ¡Tenéis muy buen rollo!

    ResponderEliminar

Puedes comentar qué te parece... pero de buen rollo, ¿eh?