viernes, 30 de diciembre de 2011

Sweet Harmony

Pues se acaba 2011 y aunque lo que está de moda son las listas de "lo mejor del año", yo quiero clausurarlo relajadamente y sin mucho esfuerzo. Me siento zen, lo que no está nada mal teniendo en cuenta que estoy a punto de dejar atrás los 365 años más convulsos de mi (aún) corta existencia.

Ha sido un año de cambios, tan intenso, tan dramático, tan catártico que podría calificarlo de revolucionario. Sí, mi vida ha pegado un viraje profundo en 2011... de alguna forma puede decirse que he vuelto a nacer, por eso quiero despedirlo armoniosamente y tal como vine al mundo: desnuda.

Sweet Harmony no es un tema de The Beloved, es el tema de The Beloved. La canción alcanzó fama internacional principalmente por su controvertido vídeo, en el que se ve al líder del grupo británico, Jon Marsh, en pelota picada rodeado de un harén de preciosas féeminas también en bolas (incluyendo a la entonces célebre presentadora de la tele Tess Daly).

En una entrevista, Marsh apuntó que el vídeo "no prentendía ser sexual' y que, de hecho, era todo lo "asexual que podía ser" y que lo que trataba de representar es la unidad entre seres humanos... sea como fuere, la canción consigue transmitir una 'dulce armonía' con una sencillísima melodía y una letra de las que llaman a la paz, el amor y la concordia (aunque el 'lets come together' del estribillo de lugar a equivocos lujoriosos).



Lo dicho: ¡Feliz, dulce y armonioso cambio de año! :-)

viernes, 23 de diciembre de 2011

Santa Claus is coming to town

No es que os haya abandonado... es que esta última semana no he estado muy buen rollera que digamos. Pero pese a todo, parece que la luz empieza a colarse por las rendijas mal selladas de las tinieblas y deja ver que detrás de casi todo hay motivos para la alegría.

En cualquier caso, mañana es Nochebuena y no podía dejar de compartir con vosotros uno de mis villancicos favoritos: Santa Claus is Coming to Town. Compuesto por John Frederick Coots y Haven Gillespie, fue interpretado por primera vez por Eddie Cantor en su programa de radio en noviembre de 1934. Inmediatamente de convirtió en un hit que no ha dejado de cantarse y escucharse cada Navidad desde entonces.

Es, sin lugar a dudas, una de las canciones más versionadas de todos los tiempos por figuras y grupos tan ilustres como Bruce Springsteen y su E Street Band, Celine Dion (en francés, Père Noël arrive ce soir), Chris IsaakDean MartinDiana Ross, Dolly Parton, Ella Fitzgerald, Fred Astaire, Lynyrd Skynyrd, Manhattan Transfer, Mariah Carey, Nat King ColeNeil Diamond, Peggy Lee, Ray Charles... y un largo etcétera en el que se encuentra el reciente ídolo adolescente, Justin Bieber... pero de todas, yo me quedo con la de La Voz, el gran Frank Sinatra.




Lo dicho, Feliz Navidad y sed buenos que viene Papá Noel :-)

viernes, 16 de diciembre de 2011

Happy Hour

La 'Happy Hour' (hora feliz para los que no tengan idiomas) es una estrategia de marketing adoptada por  bares, pubs y discotecas que consiste en ofrecer bebidas durante momentos concretos a un precio más barato, generalmente el tradicional 2X1. Según una fuente fidedigna (Wikipedia), la primera referencia que se tiene de un "happy hour" en bares aparece en los periódicos de 4 de julio de 1961, y por lo visto, también se llama la hora feliz  por la posibilidad de tener escarceos sexuales durante un encuentro con amigos (¿de dónde habrán sacado eso?)...

Mi primera constancia de la hora feliz fue un viernes, al que siguieron muchos viernes durante una época de mi vida en la que me rodeaba de muchos 'guiris' principalmente ingleses, irlandeses y estadounidenses... Y es que en el mundo anglosajón -especialmente los británicos- siempre han tenido una indudable tendencia a tajarse en tiempo récord (que a media noche te echan del pub)... Prueba de ello son The Housemartins que dedicaron una canción a ese preciado momento.

'Happy Hour' es una de las canciones más emblemáticas del grupo inglés, para mí la mejor. Publicada en 1986, en colaboración con el disc jockey John Peel su ritmo pop alegre y ligero es idóneo para abrir boca de cara al fin de semana, y una letra destilante de ironía buenrollera sobre lo que supone ir al pub a beber con tu jefe -muy adecuado ahora que se nos vienen encima las 'cenitas de navidad de empresa'-.

El vídeo siempre me pareció una chulada, a ver si os mola. Aquí os lo dejo: happy, happy, que diría el gran Joaquin Luqui... ¡Buen Finde!


martes, 13 de diciembre de 2011

Superstition

Hoy es martes y 13... imposible no enterarse. Todo el mundo habla de ello y usa el tema como un chascarrillo con el que amenizar la vuelta al mundo de los vivos, después de un lunes en que a todos nos costó levantar cabeza.

No me considero una persona supersticiosa: me encantan los gatos negros, esa especie de pantera en miniatura, el 13 es mi número favorito, los espejos que se rompen solo me dan miedo a cortarme con ellos y las escaleras a que se me caigan encima o a caerme yo desde arriba... Eso sí, me encanta esa suerte de sugestión colectiva que generan los golpes de azar. Súper excitante. Como la canción que he elegido para hoy.

"Superstition" es un tema compuesto, producido e interpretado por el gran Stevie Wonder, que ha vuelto a recordarnos en la campaña navideña de tráfico aquello de "Si bebes no conduzcas" en un arrebato nostálgico de la DGT.  Corría 1972, cuando Wonder coincidió en New York con el guitarrista británico Jeff Beck , y fue él quién creó el original beat de batería de Superstition mientras grababan la demo en un estudio. Stevie, agradecido, le ofreció la canción a Beck, pero ante la insistencia de Berry Gordy , no le quedó más remedió que lanzarla  ese mismo año bajo su sello, Motown Records -al que le unía una relación contratual bastante chunga-... todo esto y más podéis leerlo en el magnífico blog de Jimmy Jazz: Historias de una canción.

Wonder tenía 22 años y su fama iba en aumento, pero esta canción y el disco en el que se encuentra, el Talking Book marca un antes un después en su trayectoria y en su estilo personal, abandonando un poco el Sonido Motown para avanzar en el R&B y el funk de los 70. "Superstition" es perfectamente reconocible por su intro de batería, el icónico riff de clavinet que le da ese toque tan funky, el sintetizador de bajo tocado por el propio Wonder, y sus trepidantes metales a cargo de Steve Madaio, a la trompeta, y Trevor Laurence, al saxo.




Mejor aún que la original -para mí- es la versión que el propio Stevie realizó en directo para el programa infantil Sesame Street (Barrio Sésamo) en 1973 (episodio 514)... ¡eso sí que era tele de calidad para los enanos! Aprender buena música con los más grandes y con una letra que nos dice 'niños no seáis supersticiosos' ;-)  Qué suerte ser crío en los 70...




Pues eso, Superstition ain't the way! Feliz martes y 13!

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Alright

Por si no os habéis dado cuenta, ayer fue fiesta y mañana también... y aunque parezca increíble he oído a más gente quejarse del tema que congratularse por la sucesión de festivos: que si es un despilfarro, que no resulta operativo, que es económicamente poco sostenible... y cómo no, la repetida hasta la saciedad, la frase del año: ¡'con la que está cayendo'!

Pues que queréis que os diga, ¡yo estoy encantada! Vengo a currar con más ganas sabiendo que mañana no tendré que venir y, oyes, descansadísima. Vamos, que estoy mejor que quiero o como dice la canción más conocida de  los británicos Supergrass: '"Alright".

"Alright" se pubicó en 1995 y recibió amplia difusión por la radiofórmula del momento en Reino Unido, cuando el Britpop se encontraba en su máximo apogeo. Fue considerado todo un "himno adolescente", con su letra optimista y su alegre melodía de piano, algo a lo que también contribuyó la juventud de la banda (el cantante Gaz Coombes acababa de cumplir los 19).

We are young, we run green,
Keep our teeth, nice and clean,
See our friends, see the sights, feel alright!!


¡¡A disfrutarlo!!







viernes, 2 de diciembre de 2011

You Got It (by Isa)


Anything you want
You got it
Anything you need
You got it
Anything at all
You got it

Repetirse estas sencillas palabras es de gran ayuda cuando estás en el proceso de persecución de un sueño. Y es que pocas cosas resultan tan satisfactorias como conseguir lo que una quiere. Logro de objetivos, realización personal, triunfo... puedes llamarlo como quieras pero siempre da mucho gustirrinín y un buen rollo fabuloso. Dicen que cuanto más cuesta llegar a buen puerto, más se valora, pero lo cierto es que yo, que soy de concentrarme en pequeños hitos más que de abordar grandes hazañas, disfruto con el mismo gusto la victoria.  Hoy me puedo decir a mí misma aquello de 'lo conseguí', porque he llegado al finde, que no es poco.

Estas frases mágicas son el estribillo de 'You Got It' del cantante y compositor norteamericano Roy Orbison, famoso por su profunda voz y sus gafas oscuras. La canción, incluida en su album Mystery Girl (1989), tuvo un gran éxito en su momento devolviendo a Orbison a los primeros puestos de las listas de ventas después de 24 años de trayectoria sombría.

'You Got It' fue el último gran hit de Roy Orbison, al que solo unos meses después de lanzarla, un infarto le dejó sin vida a los 52 años. El tema es alegre y pegadizo, algo chocante en un músico marcado por la desgracia (perdió a su mujer y a sus hijos en difrerntes accidentes). La canción recobró su popularidad en 1995 en la voz de Bonnie Raitt, que lo versionó para la banda sonora de Boys on the Side, una peli de exaltación femenina de la amistad en la que el tema era interpretado por Whoopi Goldberg.

El emblemático cantante de gafas oscuras sólo pudo tocar la 'You Got It' una vez y fue en el Diamond Awards Festival en Antwerp, Bélgica, unos días antes de su muerte. La actuación se recibió con una inmensa ovación y un sobrecogedor aplauso cuyas imágenes se incluyeron en el vídeo musical, como homenaje. Llegó al final de su camino, pero lo consiguió.

A todos los que habéis llegado hasta este viernes frío de Diciembre: You Got It!
¡Buen Finde!

martes, 29 de noviembre de 2011

My Sweet Lord

Pues la cosa va de homenajes... se ve que Noviembre es tan proclive a nacimientos estelares (el mío sin ir más lejos) como a decesos de grandes de la música, y hoy le toca el turno a George Harrison. Son diez años ya sin el beatle más espiritual y lisérgico de todos, uno de los mejores guitarristas de la historia.

George es el responsable de algunas de las canciones más bonitas ejecutadas por el cuarteto de Liverpool, como "Something" la favorita de Elvis Presley y de Frank Sinatra o "While My Guitar Gently Weeps" (con su amigo Eric Clapton en la guitarra), que si no son las protagonistas de este post es porque quizá no sean lo suficientemente 'buenrolleras'. El optimismo de Harrison ya estuvo presente en este blog con "Here comes the Sun" pero no es la única composición soleada del beatle más cinéfilo...

Y es que hace falta ser positivo y gozar de un sano sentido del humor para producir una de las películas más desternillantes que se han realizado jamás: La Vida de Brian, que estuvo a punto de quedarse a las puertas del rodaje cuando el presidente de EMI Films leyó el guión, calificó la historia como "obscena y sacrílega", negándose a financiarla. Fue el ex-beatle, amigo personal de los Monty Python, el que salvó finalmente el proyecto, aunque para ello tuvo que crear su propia productora, hipotecando su casa y un estudio de grabación. Como dijo Eric Idle, financiar los tres millones de libras que costó el filme fue "la entrada de cine más cara del mundo".

Harrison no colaboró en la banda sonora de La Vida de Brian, (sí lo hizo años después para otro film de los Monty Python, con un tema para El sentido de la vida) pero aparece en un cameo vestido con una túnica, en una escena junto a John Cleese:





Pero bueno, que me enrollo... el caso es que, como dice Fernando Neira en artículo de la Rolling Stone hay al menos diez razones para que Harrison sea tu 'beatle' favorito y que hoy todos echamos un poquito de menos al espiritual George... Por el inconfundible sonido de su steel guitar, por su pionera aportación a la música occidental con instrumentos como el sitar, traído de la India, por ser el primero en organizar un concierto benéfico o por ayudar a la globalización de esos tipos felices vestidos de naranja que se hacen llamar Hare Krisna... todo de mucho buen rollo, como "My Sweet Lord"

"My Sweet Lord" fue el primer gran éxito de la carrera en solitario de Harrison, versionado por gente tan diversa como Megadeth, Julio Iglesias, Billy Preston, U2, o el cantautor chileno Jorge González. El primer sencillo de su disco triple All Things Must Pass, tuvo cierta polémica ya que el ex beatle fue multado por plagio inconsciente, provocado por un caso de criptomnesia... y es que la melodía  era muy similar a la de "He's So Fine", compuesta por Ronald Mack lanzado en 1962 por The Chiffons.

 En fin, que lo disfruteis:

viernes, 25 de noviembre de 2011

Crazy Little Thing Called Love


Ayer se cumplieron 20 años desde que nos abandono un grande entre los grande, una reina de las que no se despeinan, el mítico Freddie Mercury, y la añoranza de ese ser excepcional y la constancia de que han pasado ya dos décadas desde que mis oídos adolescentes recogieron con estupor la noticia -lo recuerdo como si fuera ayer- me dejaron sumida en la melancolía... Lo de siempre: qué vieja soy ya, por qué se mueren siempre los mejores, ya no se hace música como la de antes...

Pero el caso es que hoy, un día después de la efémeride, es viernes y un sol radiante ilumina el cielo inmenso de Madrid, así que se me ha pasado el bajón y estoy más feliz que una perdiz comiendo regaliz, con la alegría de quién tiene cosas estupendas por la que dar las gracias: tiempo por delante, trabajo pero no en exceso, amigos (los mejores), casa dónde refugiarme, familia en la que refugiarme también, salud (y buen provecho)... y algo especial por encima de todo: esa cosita loca llamada amor.

Si (hoy, mañana será otro día) tengo que elegir una canción de Queen me quedo con ésta: Crazy Little Thing Called Love, publicada en 1979 en su disco The Game, uno de los más exitosos discos de la banda de rock inglesa., y fue la primera de Queen en llegar al puesto número 1 en las listas estadounidenses.




Según una declaración en la revista Melody Maker, Freddie escribió Crazy Little Thing Called Love durante un «baño de espuma» en el hotel Bayerischer Hof de Múnich, en tan solo diez minutos, y fue grabada en el estudio Musicland de esa misma ciudad completamente en menos de una hora...

Escrita en un característico estilo rockabilly, tiene una letra sencilla y súper pegadiza y una melodía que te invita a mover las caderas... en la que el guitarrista Brian May no tocaba su guitarra Red Special, sino que utilizaba una Fender Telecaster mientras que la acústica era cosa de Freddie... Ready Freddie?

¡Buen finde a todos!

martes, 22 de noviembre de 2011

Que se mueran los feos

Hoy me he levantado con el pie izquierdo. He dormido poco y me ha pasado de todo y nada bueno. En días así, la canción de buen rollo no solo no me surge fácilmente si no que además venga lo que venga a mi mente siempre tiene un poso de ácidez importante, y altas dosis de mala leche. Vamos, como yo misma.

De los muchos temas que han irrumpido en mi cabeza durante mi jornada laboral, me voy a quedar con éste, que lleva la carga de bilis hasta el título: Que se mueran los feos, una canción cómica de los años 50, que popularizaron el grupo catalán Los Sírex  en el verano de 1965.  Se la dedico a nuestros queridos representantes políticos, a los entrantes y a los salientes, todos de gran belleza...

Los Sirex fueron lo más en el panorama musical de la adolescencia de mi madre, aunque ella era más de los Brincos - con quiénes rivalizaban en popularidad-. Su mayor hit fue La Escoba (canción que seguro que al recién elegido presidente del Gobierno le viene al pelo: si yo tuviera una escoba cuantas cosas barrería) y su mayor hito haber sido teloneros del 2º concierto de The Beatles en España el 3 de julio de 1965.




La letra es simple como ella sola y destila buenrollismo bizarro, hace poco volvió a canturrearse masivamente gracias a la peli 'Que se mueran los feos', una reivindicación del landismo de los setenta, protagonizada por Javier Camara y Carmen Machi.

¡Hala! ¡Buen martes!

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Life on Mars?

Marvin, el marciano
No os voy a engañar, últimamente me faltan ganas para buscar canciones de buen rollo. No tengo tiempo -me puede el estrés del día a día- ni ánimo. Estos nubarrones y este cielo gris están haciendo mella en mi forma de ser. Mi amiga Ana describe perfectamente en su último post en Im-perfectas el estado generalizado de tristeza que se capta últimamente entre nuestros congéneres... El mal rollo (como el bueno) se contagia fácilmente.

Cada vez cuesta más ver sonrisas y escuchar carcajadas. Las caras largas son una constante entre las gentes que se sientan codo con codo en el metro. Las noticias de desgracias copan los telediarios y la cosa está dificil en España y en el mundo, con pocas expectativas de solución externa a corto plazo. Sólo nos queda emigrar... ¡pero a Marte!



El gran David Bowie lo vió claro ya en diciembre de 1971, cuando compuso y grabó Life on Mars? para su álbum Hunky Dory. La canción, que posteriormente sería definida por BBC Radio 2 como "un cruce entre un musical de Broadway y un cuadro de Salvador Dalí", contó con participación del pianista Rick Wakeman. Después de ser lanzada como single en 1973, alcanzó el 3º puesto en la lista de éxitos del Reino Unido en la cual se mantuvo durante 13 semanas.

Con su letra tan ácida como psicodélica, Life in Mars? se convirtió en un básico recurrente para mí hace un par de años cuando devoré en cuestión de meses la maravillosa serie de la BBC Life on Mars, que usaba la canción como tema principal de inicio de cada episodio y que me hizo retomar el look setentero y un excelente acento de Manchester que me ha venido de perlas este verano.

martes, 8 de noviembre de 2011

You Gotta Be

 
Aquí tenemos otra semana con fiesta en to-el-medio, y aunque no seré yo quién critique un día festivo, hay que reconocer que tener solo cuatro días para hacer lo que ya con cinco era complicado, abruma. De hecho, abruma de tal manera que este post era para ayer...

Quería mandaros desde aquí un mensaje de ánimo a través de esta canción que siempre me ha parecido un glosario de buenas intenciones para con uno mismo o como la describió Stuart Elliott in The New York Times "una melodía infecciosamente soleada sobre los efectos positivos de la autoerstima."




 "You Gotta Be" es una canción escrita y grabada por la cantante de pop y soul británica, Des'ree, popular durante la década de los 90. Todo un one-hit-wonder de la vocalista negra, además del primer single de su segundo album I Ain't Movin' (1994).

Y sólo diré dos cosas más:

Una, que como dice la canción "All I know, all I know, love will save the day",

Y dos, ole, ole ole... que mañana no hay cole.

:-)

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Honey Pie


Una vez pasado Halloween, no queda más remedio que asumir que definitivamente estamos en otoño... Hojas doradas, chimenea crepitante, castañas y manzanas asadas, guisos humeantes y deliciosas meriendas con te y honey pie.

'Honey Pie' es una de mis canciones favoritas de The Beatles , que irremediablemente me recuerda a Noviembre,  supongo que porque la descubrí un mes como éste de hace no demasiados años, cuando me regalaron por mi cumpleaños el Disco Blanco del cuarteto de Liverpool. Todo un detallazo.

Aunque, como es habitual, la canción está acreditada a Lennon/McCartney, fue compuesta por Paul, que es quien la canta, mientras que el solo de guitarra es de John Lennon y el de clarinete es de Harry Klein. Pese a que se grabó en 1968, la canción tiene un regusto a principios del siglo XX muy conseguido, al más puro estilo del music hall británico.

La letra se refiere a una afamada actriz, cariñosamente apodada como "Honey Pie", que se hizo célebre en USA y de como su antiguo amante reclama su vuelta a casa, a Inglaterra. Toda la temática es la habitual de un argumento de music hall... de hecho puede captarse ese sonido como viejuno de los discos antiguos, con añadidos como los crujidos -los crackles- típicos de los discos de 78 RPM en el momento crooner "Now she's hit the big time!".




Una canción perezosa, otoñal y sin embargo 'buenrollera'... que mira que es difícil.


Honey pie you are making me crazy
I'm in love but I'm lazy
So won't you please come home.

viernes, 28 de octubre de 2011

Ghostbusters


Yo soy de las que siguen bastante a rajatabla el "ver para creer". Ya me cuesta lo mío confiar en la buena voluntad humana, sintiendome defraudada más a menudo de lo que me gustaría... Nunca he sido muy crédula en lo que a fenómenos paranormales se refiere -incluyendo aquellos relacionados con la fe religiosa- pero como en todo en esta vida hay excepciones: Se trata de los fantasmas.

No es que yo crea en los fantasmas, es más bien que los fantasmas creen en mí y se esfuerzan en aparecer una y otra vez delante de mis narices... No son fantasmas de los de cuento, no llevan sábana, ni cadena, ni bola de presidiaro cual alma en pena disfrutando de su eternidad en el pulgatorio. Son fantasmas de carne y hueso, de los que se pueden tocar y de los que -como te descuides- tocan...

Éstos sí se reflejan en el espejo, yo diría que incluso demasiado, y te los puedes encontrar en cualquier sitio. Detrás de la barra de un bar sonriendo con suficiencia, en el gimnasio enseñando músculo, conduciendo un taxi por Madrid, o al otro lado de un mail de trabajo. Los fantasmas proliferan, amiguitos... se nota que se acerca Halloween.

No me hace falta remontarme a 1984, para que la musiquilla de Los Cazafantasmas me venga a la cabeza cada vez que me cruzo con uno de estos tipos... qué gran canción y qué peliculón Ghostbusters, de las primeras que fui a ver al cine. Recordar a Sigourney Weaver con su vestido rojo y a Bill Murray o a Dan Aykroyd llenos de mocos fantasmagóricos neutraliza sin duda el desagradable efecto de cualquier encuentro con algún fantasmilla de medio pelo.

Y es que la peli fue un éxito de taquilla y se registró como la comedia más taquillera de la década. y el tema principal de su banda sonora, Ghostbusters, de Ray Parker Jr., ganó el premio BAFTA 1985 a la mejor canción original. "Who you gonna call?"



¡Feliz Puente de Todos los Santos!

PD.- Al loro con el vídeo que incluye cameo de un excelente elenco de estrellas ochenteras como el recientemente fallecido Colombo.

martes, 25 de octubre de 2011

Live and let die


Últimamente estoy procurando dejarme llevar  por ese estado zen que tan de moda está en la actual sociedad occidental... Y oyes, es de lo mejor que hemos podido importar de Asia, junto con los fideos fritos, el fenshui y el sashimi de atún. Reconozco que aunque el yoga no es lo mío, adoptar esta actitud rayana en el 'me la pela' es de gran ayuda para lograr la estabilidad emocional tan difícil de conseguir en los tiempos que corren.

Si hay una canción que describe a la perfección el torrente de optimismo que me genera esta indiferencia sobre lo poco trascendente, y sobre la vida de los demás es ésta: 'Live and Let Die', para mí la mejor canción parida la banda inglesa Wings, el proyecto musical post beatle de Paul McCartney  a pachas con su mujer, Linda McCartney.

Compuesta en 1973, como soundtrack para la película Live and Let Die, la primera película de la serie de James Bond en que el prota es interpretado por el actor Roger Moore, la canción ha envejecido muy bien, quizá debido a la intervención de la mágica mano de George Martin: letra sencilla y arreglo orquestal épico... En concierto Sir Paul:


Los más jóvenes puede que solo conozcan -o que les suene más- la famosa versión realizada por los norteamericanos Guns N' Roses en 1991, como segundo single de su Use Your Illusion I. Trepidantes guitarras, desgarradora voz de Axl, y amariconados coros del resto de la banda: you know you did, you know you did, you know you did... Aquí os dejo el vídeo, que mezcla fotos antiguas con imágenes de una actuación en vivo de la banda con  poco antes de que el guitarrista Izzy Stradlin abandonase el grupo.



Lo dicho: Vive y deja morir...

viernes, 21 de octubre de 2011

Ojalá

Ayer, los terroristas que llevaban 51 años acosando con violencia a los ciudadanos de mi país y asesinando a civiles inocentes anunciaron que van a dejar de hacerlo. Lo hicieron sin quitarse la careta, esa suerte de tela blanca a lo Ku-Kux-klan que les sirve para hablar como si no fueran personas, para mostrarse como lo que son: delincuentes que se ocultan. Es la careta de los cobardes que, hasta vencidos, son incapaces de reconocer sus errores ni de pedir perdón por sus desmanes... pero, por primera vez, sí de hacer propósito de enmienda. (O algo parecido, porque sin arrepentimento estas cosas no sirven).

Es imposible precindir de un poso de escepticismo porque quienes hablan acostumbran a mentir, también resulta agrio comprobar que siguen manteniendo ese tono de descaro desprovisto de autocrítica, pero yo no he podido evitar que en mi interior se haya colado un suspiro de alivo aderezado de esperanza: un ojalá sea cierto, un ojalá se acabe, un ojalá sea de verdad un adiós definitivo a ese "viejo gobierno de difuntos y flores".

Silvio Rodríguez escribió estas desgarradoras palabras, mezcladas con otras del mismo pelaje en una canción, Ojalá, que habla de ruptura y de amor tras el desamor, amor del malo, del no correspondido. No es, ortodoxamente hablando, una canción de buen rollo, pero ese 'Ojalá' emocionado es lo que me inspira este momento histórico que estamos viviendo.

Os dejo esta versión en directo, que no es la mejor, pero sí una de las más sobrecogedoras porque las voces desbocadas del público no dejan escuchar la del cantautor cubano.Pues eso, ojalá...



miércoles, 19 de octubre de 2011

At last

Hay pocas sensaciones comparables a ese momento vital en el que consigues algo que llevas tiempo deseando. El nivel de euforia es directamente proporcional al esfuerzo o paciencia dedicados en la consecución de los objetivos alcanzados... Así, ese 'por fin' puede ser desde un suspiro de alivio desesperado hasta un aullido de placer incontenible.

Mi 'por fin' de hoy tiene dimensiones moderadas pero nada desdeñables... tras un breve período de oscuridad raruna, tras unos días de soledad, "mi vida vuelve a ser una canción", como diría la gran Etta James en su 'At Last' (Por fin).

Esta canción mágica es una de estas perlas rebosantes de alegría que tan poco se prodigan en el género de las baladas, que en la prodigiosa voz de Jamesetta Hawkins -nombre real de la cantante- es capaz de estremecer de emoción al corazón más duro.






Pese a ser un tema de 1961, he de reconocer que mi relación con 'At Last' es relativamente reciente. Nuestro encuentro fue casual -como suelen ser todos los mejores- y propiciado por Los Soprano, cuya banda sonora esconde grandes hits y joyas menos famosas pero igualmente recomendables. Desde que escuché la canción no ha habido una sola vez que no me haya erizado el vello y removido las entrañas.

Aunque tengo cierta predilección por la versión original de Etta, hoy me he encontrado - bueno, me la ha encontrado Grooveman- con ésta de Alex Serra, un ingeniero de sonido catalán que canta como los ángeles. Aquí os lo dejo:




At last, my love has come along
My lonely days are over
And life is like a song
Oh, yeah, at last
The skies above are blue
My heart was wrapped up in clovers
The night I looked at you
I found a dream that I could speak to
A dream that I can call my own
I found a thrill to rest my cheek to
A thrill that I have never known
Oh, yeah when you smile, you smile
Oh, and then the spell was cast
And here we are in heaven
For you are mine
At last

viernes, 14 de octubre de 2011

On the sunny side of the street


A veces cuesta horrores quitarse la bruma de los ojos. Y lo más vergonzoso es que esos momentos sombríos tan persistentes se presentan sin previo aviso y sin ningún motivo de peso que suponga una causa legítima para la tristeza.

Cuando te sobreviene una desgracia material o humana, la pérdida de un ser querido, una catástrofe natural y giro inesperado de tu vida hacia el abismo... es asumible, comprensible y hasta sano estar y mostrarse triste... pero cuando uno no tiene razones para tener la nube negra encima se desata una lucha interna entre la consciencia racional y ese subconsciente mezquino que te absorve la energía y te deja alienado con tus lágrimas como un globo desinflado rechazado por un niño.

Para ocasiones así, singulares y absurdas no queda más remedio que recurrir a grandes joyas. No valen temas de medio pelo. Es necesario que alguien fuerte y convincente te coja de la mano para llevarte "al lado soleado de la calle... donde la vida puede ser dulce."

"On the Sunny Side of the Street" (1930) es un tema compuesto por Jimmy McHugh con letra de  Dorothy Fields, que se presentó en el musical de Broadway Lew Leslie's International Revue, protagonizado por Harry Richman y Gertrude Lawrence. Convertido en un jazz standard,  lo han tocado grandes de todos los tiempos como Ted Lewis, Dave Brubeck, Earl Hines, Louis Armstrong, Benny Goodman, Lionel Hampton, Errol Garner, Dizzy Gillespie, Art Tatum...

Pero de todas las versiones que se pueden rescatar de esta CANCIÓN con mayúsculas yo me quedo con ésta:




Probablemente la más reciente, grabada anoche en Madrid, e interpretada por grandes gentes, músicos y personas. Satellite, compuesto por Manu Grooveman, a la guitarra y Sarita Brown, a la voz, y en esta ocasión acompañados al saxofón de Josua Díaz.

Disfrutadla y no dejéis que nada ensombrezca vuestras vidas.

Buen fin de semana

martes, 11 de octubre de 2011

Teddy Bear

Este martes-viernes me ha pillado a contrapelo... he empezado con mal pie, ignorando el despertador y levantandome después con sobresalto. "No llego, no llego..." El pantalón que me estaba poniendo ha perdido la cremallera por el camino y he tenido que improvisar completamente el atuendo en tiempo récord. Maquillándome, se me ha caído el colorete y los polvos se han desperdigado por el suelo. He salido a toda velocidad y no he tenido tiempo de coger el tupper con la comida que primorosamente había preparado anoche, y para colmo estoy medio griposa.

Tengo el típico día raruno y medio sombrío en el que lo único que me apetece son mimos y arrumacos... que me abracen como si fuera un osito de peluche, amoroso y blandito. De eso va Teddy Bear, una canción popular americana inmortalizada por Elvis Presley en 1957. Con su letra melosa en la voz del 'Rey' es el tema ideal para haceme sonreir un día como éste.



La gente de mi generación quizá recuerde como a principios de los 90, en la primera etapa de la serie Padres Forzosos (Full House) los tres adultos protagonistas solían cantarle esta canción como nana a Michelle Tanner, la benjamina de la familia ya que el guapísimo tío Jesse era un fan acérrimo de Elvis...

Pues eso, quién fuera la pequeña Michelle :-)

¡Feliz miércoles festivo!

viernes, 7 de octubre de 2011

My Sharona

Que sí que ya es viernes...  y llega el momento de levantarse de la silla de la oficina con ímpetu y despedirse de ella con una gran sonrisa, a zancadas y sin volver la vista atrás... y si hay una canción con la que me entran ganas de lanzarme al mundo a saltos es 'My Sharona' , el mayor exponente del power pop y uno de mis temas favoritos del mundo mundial.

Aunque fue lanzada en 1979, yo no la conocí hasta una ociosa mañana de un verano a mediados de los ochenta, cuando mi hermana pequeña empezaba a hablar y yo empecé a llamarla así -My Sharona-. Desde entonces, ella -mi hermana- sabe que para mí es my Sharona y que no hay una sola vez que escuché esta canción que no me acuerde de ella. 

Fue el sencillo de debut de The Knack, y el único famoso de la banda de Los Ángeles (California)... lo que se conoce como un 'one-hit-wonder'. My Sharona es fácilmente reconocible por su riff, escrito por el guitarrista de la banda, Berton Averre, mucho antes de que éste se uniera a The Knack. Según el cantante y guitarrista Doug Fieger, conoció a una chica llamada Sharona, se enamoró y siempre que pensaba en ella, se acordaba del riff de Averre.



Es la canción favorita de Dave Grohl de los Foo Fighters, e incluso la versionó cuando estaba en  Nirvana. La recuerdo claramente en la banda sonora original -bastante aceptable- de la que pretendía ser una película generacional (de la llamada Generación X, la mía) 'Reality Bites'. La escena en donde suena es uno de los mejores momentos del film de 1994:



Y también fue parodiada en Los Simpsons por los matones del colegio de Bart:




Aunque no todo son buenos recuerdos: La versión original fue foco de atención cuando apareció en la lista de canciones del iPod del expresidente de los Estados Unidos George W. Bush, y lo peor de todo, fue sintonía de cabecera del programa de radio La Mañana de la Cope, presentado por Federico Jiménez Losantos...

Lo cierto es que es un TEMAZO ideal para recibir el finde. ¡A disfrutarlo!

martes, 4 de octubre de 2011

Think (by Isa)

Think! Think Think! Think!

¡Piensa! ¡Piensa! Piensa! ¡Piensa!

Es lo que llevo repitiendome desde que llegué esta mañana al trabajo... pero no hay manera, me parece que hoy se proclaman vencedores la pereza y la dispersión. He recurrido a la gran Aretha Franklin para ver si me contagia al menos una parte de la energía que derrocha este temazo...

Yo no había nacido aún cuando se lanzó Think como single del Aretha Now en 1968, pero por suerte mi madre que siempre ha sido fiel admiradora de la 'Reina del Soul' no me dejó llegar a la adolescencia ignorando esta joya, un hito en la historia del feminismo musical con una letra que supone toda una declaración de intenciones.


En cualquier caso, la versión que más he bailado y cantado a voz en grito es la que Franklin realizó en playback para la famosa secuencia de  The Blues Brothers , en 1980. Esta reedición de Think, más larga y trepidante se publicó dentro de la banda sonora original de la peli, con sus hermanas Carolyn y Erma haciendo los coros y un excelente solo del saxofonista de los Blues Brothers, Lou Marini -a quién he tenido el placer de ver en directo-.




Bueno,no puedo decir que la canción de Aretha me haya hecho recapacitar mucho o concentrarme en el trabajo... la verdad. Pero ahora que llega la hora de salir, me voy con las pilas puestas.

:-)

viernes, 30 de septiembre de 2011

Veneno en la piel

Hoy es viernes y estoy agotada de toda la semana, pero me da igual... porque hoy salgo. Hoy me pueden más las ganas que el cansancio. Hoy me espera mi barrio, sediento de noche, encendido de neones y farolillos, cuajado de tascas de las de toda la vida y de bares embriagados de modernidad. Mi barrio, rey del ambiente, cuna de la Movida, escaparate de los mejores... como ellos. Ya han salido en este blog y saldrán más. Seguro. Pero hoy tenían que estar porque hoy siento el cianuro borboteando bajo mi epidermis, hoy tengo Veneno en la Piel.

De todos los temas de Radio Futura, es mi favorito... puedo escucharlo cuarenta veces seguidas y me sigue pareciendo una obra maestra capaz de levantar el ánimo y hacer sentir sexy hasta a una de esas viudas de antes, de luto, arrugada y añeja. Veneno en la piel da nombre al penúltimo disco de la agrupación, ya en 1990. Se trata del "álbum acústico de Radio Futura", en el que se propusieron grabar con un sonido limpio y claro o, como ellos mismos lo definieron,"«para escuchar en un seiscientos".

No me enrollo más, que mi viernes malasañero me espera. Aquí os dejo este temazo, que disfruteis de su envolvente base instrumental, de la sensual voz de Santiago Auserón y de su magistral letra, con la que, como bruja consumada, me siento plenamente identificada... ¡¡Buen finde!!

martes, 27 de septiembre de 2011

Material Girl

Hace un par de días volví a ver a Marilyn intentando cazar a un guapo millonario en la maravillosa 'Con faldas y a lo loco'. No es ésta donde hace el famoso número de  "Diamonds Are a Girl's Best Friend" ("Los diamantes son el mejor amigo de una chica"), rodeada de apuestos hombres, si no en Gentlemen Prefer Blondes (Los caballeros las prefieren rubias)... pero aún así no pude evitar recordarla a ella, Marilyn Monroe y su ferviente admiradora, Madonna, en el videoclip de "Material Girl", donde la cantante emula a la actriz en todo, desde el vestido a la coreografía, y se deja conquistar con sencillas margaritas por un horterísima Keith Carradine.



"Material Girl" es el segundo sencillo del álbum Like a Virgin, y una de las canciones más populares de Madonna. Escrita por un dúo de compositores llamados Robert Rans y Peter Brown, y producida por Nile Rodgers, fue compuesta pensando en que iba a ser cantada por un hombre, pero Madonna adaptó la letra y la cantó ella... lo que le granjeó un halo de mujer fría, calculadora, que solo se mueve por el dinero y que no duda en manipular a todo aquel que esté a su alrededor. Aunque lo cierto es que el mensaje de esta canción es una sátira de la economía del gobierno de Reagan y del capitalismo bestial que pusieron tan de moda en los ochenta y del que aún sufrimos las consecuencias.

El verano de 1985, yo sobrevivía a la salmonelosis desatada en un campamento infantil en Cercedilla mientras "Material Girl" causaba furor y provocaba controversia musical al usar la misma base instrumental de "Can You Feel It" de los Jacksons Five, y hacía de Madonna el icono de Ambición Rubia en el que se ha convertido.

viernes, 23 de septiembre de 2011

Reet Petite

Corría 1986 cuando un videoclip con un tipo negro hecho de plastilina causaba furor... era el cúlmen de ese método de producción audiovisual de animación que es la 'claymation' al más puro estilo de esos grandes personajes del humor británico llamados Wallace y Gromit. Yo tenía unos 10 años y he de reconocer que el vídeo me encantó e hizo que me enganchase al rock and roll viejuno de por vida.

Se trataba de un vídeo realizado por la BBC Two para su serie documental Arena y trataba de promocionar de una reedición de 'Reet Petite', una canción popularizada en 1957 por Jackie Wilson. El relanzamiento de este temazo fue tan popular que, en diciembre del 86, tres años después de la muerte del cantante, la canción se mantuvo cuatro semanas en el primer puesto de las listas de ventas de Reino Unido.




"Reet Petite (The Sweetest Girl in Town)", originalmente subtitulada: The Finest Girl You Ever Want to Meet fue el primer éxito en solitario de Jackie Wilson, tras dejar la legendaria banda de R&B The Dominoes.  Escrita por Berry Gordy, la cancion, que toma su título del tema de Louis Jordan 'Reet, Petite and Gone', está considerada un clásico de Rock and Roll y su éxito contribuyó sin duda a que Gordy pudiera fundar la mítica discográfica Motown.

Conmueve la energía vocal de Mr. Excitement, como se conoce también a Wilson en este temazo con el que es imposible no mover los pies, chasquear los dedos y contonear las caderas. No se me ocurre mejor forma de empezar el finde :-)

martes, 20 de septiembre de 2011

Sabor salado

Estoy costipada... me he despertado con mocos y la desagradable constancia de que el verano se esfuma casi definitivamente. Como siempre que me levanto con pocas ganas he tratado de traerme a la cabeza alguna canción que me suba la moral, y es que, ya lo decían ellos, "no hay nada mejor que algo bueno al despertar"... y a mí me gusta desayunar salado.

Los Ronaldos pueden ser considerado un extinto grupo menor dentro de la Edad Dorada del Pop Español, pero para mí sus letras desenfadadas, la personalísima voz de Coque Malla y la calidad musical de algunas de sus composiciones más antológicas me los situan en el top de los que han hecho algo grande en este país.

Sabor Salado es el tema que da nombre al disco que marca su declive, en 1989 -así son las cosas, unas moradas y otras rosas- pero también es una canción sabrosa que hace referencia a eso que fluye dentro de todos nosotros, de ritmo pegadizo y con un letra llena de verdades optimistas y buen rollo... a mí me ha alegrado el martes, y espero que a vosotros también.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Shiny Happy People


Para mí ésta ha sido la primera semana real de vuelta al cole: con intensidad, estrés, presión y toneladas de curro... pero ¡por fin es viernes! y tengo la gratificante sensación de alivio de haber conseguido salvar los baches con cierto éxito. Sin optimismo y buen humor nunca lo hubiera logrado, y para ello me ha sido de gran ayuda contar con personas que me han brindado su apoyo, que me han tendido la mano... gente brillante y feliz, Shiny Happy People, que yo tengo la suerte de tener cerca. Gracias.

El grupo de rock estadounidense R.E.M., con el emblemático Michael Stipe a la cabeza, es el responsable de la composición y ejecución de este temazo vitalista y alegre donde los haya. Shiny Happy People fue lanzado como sencillo en 1991 e incluído en el álbum Out of Time, para mí el mejor de la banda, publicado en el mismo año.

Llegó a al número 10 en el Billboard Hot 100 estadounidense, siendo el cuarto sencillo hasta la fecha en llegar al top 10 en Estados Unidos. También llegó al número 1 en el Reino Unido siendo la primera canción de R.E.M. en llegar aun puesto tan alto en este país. Pero, cosas de la vida, R.E.M. nunca han mostrado un cariño especial por Shiny Happy People y, a pesar de llegar a ser uno de sus mayores éxitos, la canción no está incluida en el álbum recopilatorio In Time: The Best of R.E.M. 1988-2003.

La letra es simple, y alegre hasta el empalago... pero me encanta, y la voz femenina que se puede oír en la canción es la inconfundible voz de la pelirroja Kate Pierson (cantante del grupo B-52), quién también aparece en el video- clip junto con Stipe y los demás miembros de la banda saltando y haciendo el indio con infantilismo salvaje y complaciente. Aquí os dejo el colorista vídeo original. ¡¡Buen Finde!!


REM - Shiny Happy People por damned78

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Lola

Lola Bunny
Lola es uno de los nombres que barajo si algún día tengo una hija. Me encanta su sonoridad, su presencia y esa mezcla de carácter rotundo e ingenuidad... su inocencia.

Hay muchas canciones cuyos títulos son nombres propios y que de alguna manera han acabado por dotar de personalidad a los portadores de sus nombres. Cuantos padres habrán puesto a sus hijos Michelle por la canción de los Beatles; Roxanne, por la de Police; Angie por la de los Stones; Layla por Clapton, Fernando por la de ABBA... o hasta María por Ricky Martin -sí, hay gente pa tó-.

Pues a mí el que me gusta es Lola, y aunque no sea precisamente por el tema de los Kinks, he de reconocer que es una canción que me llena de energía y vitalidad. No en vano está considerada una de las mejores canciones de todos los tiempos por la Rolling Stone.

Lola es un tema escrito por Ray Davies para The Kinks -aunque su hermano Dave le reclame parte de la autoría- y narra el encuentro romántico entre un jovenzuelo y un transexual en un club del Soho londinense.  Telita el tema. Cómo para sacar algo así en estos tiempos que corren con la ráfaga de involucionismo anti derechos sociales que estamos sufriendo... pero claro, se lanzó en junio de 1970 -en pleno auge del aperturismo-.

La letra trata la cuestión del travestismo con delicadeza y respeto al tiempo que con grandes dosis de humor, lo que la convierte en un perfecto himno buenrollista :-)

¡que ustedes lo disfruten!


lunes, 12 de septiembre de 2011

Como te digo una "co" te digo la "o"

Ilustración de Raquel Catalina
¿Qué queréis que os diga? que estoy de resaca total de lunes post playero... Ya estamos en septiembre y para acabar el veraneo me he dado un chapuzón final de playa con cubito y pala. Así que os dejo aquí este tema del maestro Sabina.





Y es que siempre que hago sociología playera me acuerdo de esta canción, que me remonta a mis días de playa con mi familia: Mi madre y mi tía rajando sobre la toalla... ¡qué fidelidad! ¡qué realismo! Aunque la situación política es diferente y los personajes están ya pasados de moda, muchos de los temas de los que habla son perfectamente extrapolables a este momento: "Joder con la crisis! ¿dónde está la crisis?"

Y es que aunque ha llovido mucho, como decía el compadre de poeta, don Fito Páez: llueve sobre mojado y seguimos en las mismas. Ahí siguen los debates de siempre sobre la religión o la monarquía, el 'Spain is different' (sólo en Antón Martín hay más bares que en toda Noruega) y el quedarse de Rodríguez, que sigue siendo algo mayoritariamente masculino (su cena en Manila, su copa en Pachá).

Dedicada a su hija Rocío -'pa que baile mi Ro'-, este tema musicalmente simple tiene una letra que es un alarde de genialidad, una fotografía a color de una España no tan profunda, un glosario de frases hechas castizas que sirve para poner a prueba a cualquier guiri que estudie castellano avanzado y sobre todo una bendición de buen rollo paellero para este mediodía de lunes de vuelta al cole. ¡Hala! ¡Carretera y manta!

viernes, 2 de septiembre de 2011

Sympathy for the devil

Pues ya he vuelto de mis vacaciones y parece que he conseguido evitar completamente la avalancha de peregrinos del JMJ que asolaron Madrid en las semanas centrales del mes pasado. Emigré con gusto a la tierra de Sus Satánicas Majestades y no puedo evitar tener simpatía por el diablo cada vez que algunos de mis allegados me relatan las anécdotas e incidentes sufridos durante la visita del Sumo Pontífice.

Y es que no se me ocurre mejor banda sonora para sobrellevar mi regreso a la rutina y para congratularme de mi exitosa huída que este temazo de The Rolling Stones: 'Sympathy for the Devil', escrita por el cantante del grupo, Mick Jagger. Al parecer, pudo haberse inspirado en la novela de Mijaíl Bulgákov El maestro y Margarita -que llegó a sus manos a través de su novia de ese tiempo: la actriz y cantante Marianne Faithfull, que participa en los coros- y, según el propio Jagger, en algún escritor francés -tal vez en Baudelaire- aunque algunas estrofas se asemejan a The Devil and Daniel Webster, de Stephen Vincent Benét.

El tema estuvo envuelto en una gran polémica y los miembros de Rolling Stones fueron acusados de adoradores de Satanás. Y es que en la letra, Mick Jagger interpreta a un misterioso personaje que se resiste a dar su nombre y que se erige en promotor de todos los actos malignos de la historia de la humanidad, como la Segunda Guerra Mundial o el asesinato de los Kennedy.

Considerada por la crítica una de las mejores grabaciones de la banda y una de las mejores de la historia del rock, Sympathy for the Devil fue grabada en junio de 1968 como la pista inicial del álbum Beggars Banquet. La canción deslumbra con un bajo absolutamente protagonista en una melodía convulsionante a cargo del guitarrista del grupo, Keith Richards, y esa batería con mezcla de congas y
maracas que marca el ritmo con trufado de aroma tribal. Aquí tenéis el tema en una actuación televisiva el año de su lanzamiento:



Los pelos como escarpias, oyes... como se me pusieron en un espectacular directo en el Estadio Vicente Calderón la última (quién sabe si habrá más) vez que ví por aquí a los Stones, hace ya unos años. La crónica del mágico momento podéis leerla obra del portentoso verbo de Mercadeo Pop... y sonó más o menos así:



uhhh-uhhhh uhhh-uhhh uhhh-uhh uhhh-uhhhh uhhh-uhhh uhhh-uhh

jueves, 11 de agosto de 2011

In the Mood

James Stewart haciendo de Glenn Miller con el gran Louis Armstrong



In the Mood es un término inglés que significa 'con ánimo' o 'de buen humor' y es además un clásico del de jazz estadounidense de la era del Swing, compuesto por Glenn Miller a principios de los años cuarenta. Con ese título es indudable que tarde o temprano el tema tenía que aparecer en este elenco de canciones buenrolleras, y su momento ha llegado ahora que acabo de ver  Música y lágrimas, título lamentable con el que se conoce en España la peli biográfica "The Glenn Miller Story", rodada en 1953 por Anthony Mann y en la que el gran James Stewart interpretaba a Alton Glenn Miller.

Glenn Miller empezó tocando en trombón en la banda del entonces célebre baterista, Ben Pollack, donde además el clarinete estaba a cargo del mas tarde proclamado "rey del swing", Benny Goodman, y acabo teniendo su propia 'big band' a finales de los años 30 con la que cosechó éxitos como "Chattanooga Choo Choo","A String of Pearls", "Moonlight Serenade", "Pensilvania 6-5000" y, por supuesto "In the Mood" que estuvo quince semanas consecutivas de número uno en 1940.


El músico norteamericano se alistó en las Fuerzas Aéreas donde se encargó de tocar para las tropas estadounidenses desplazadas a Europa durante la Segunda Guerra Mundial hasta que desapareció en 1945, en un avión rumbo a París. Como nunca se encontraron los cadáveres de Miller y sus acompañantes, hubo una serie de leyendas que le suponían vivo... pero nunca se confirmó nada.

Lo que sí es cierto, es que pese a la  desaparición de su fundador, la banda 'The Glenn Miller Orchestra' ha seguido funcionando y ejecutando In the Mood, como puede verse en esta actuación de 2005:


¡¡Que no pare el swing!!