jueves, 17 de mayo de 2018

'Mama's Fallen Angel' (by Jose A. Plaza)

mamas-fallen-angel
Poison: las lentejuelas del glam metal

Hace justo ahora 30 años, cuando yo tenía seis, Poison publicó su segundo disco de estudio, Open Up and Say… Ahh! El disco, de 1988, incluía mi canción favorita de estos estadounidenses: 'Mama's Fallen Angel'. Poison, gente estrafalaria de indumentaria donde la haya, son una banda de Pensilvania. Hacen glam metal (rollo Docken, Ratt, Hanoi Rocks, Cinderella…), pero vamos, para entendernos y sub-etiquetas al margen, tocan una suerte de heavy metal que quizá sea más hard rock.

viernes, 11 de mayo de 2018

'I Want Your Love' (by Carol)

i-want-your-love
Wendy y sus muchachos aceptando el papel de segundones

A finales de los 80, todas las niñas -y, seguramente, algún que otro niño- queríamos ser Wendy James, la cantante de Transvision Vamp. Especialmente si, como era mi caso, te parecías más a Dawn, la protagonista gafotas de 'Bienvenidos a la casa de muñecas' (una de mis pelis favoritas ever, por cierto), que a Wendy James. Rubia, sexy, con estilo y actitud, echada p'alante, al frente de una banda molona... ¡Cómo no admirarla!

viernes, 4 de mayo de 2018

It's my life (by Isa)


Llevamos una racha muy española, y yo también tenía preparado algo sobre uno de mis grupos patrios favoritos, pero lo voy a aplazar para meter algo de variedad en el blog. Además, ya iba tocando uno de esos hits ochenteros que tanto me ponen. Este lo tiene todo, lo épico de la voz, ese rollito de himno coreable, la frialdad británica del mejor synth-pop y la elegancia new-wave. 'It's my life' es un tema de 1984 y lo tengo asociado a mi infancia. No por nada en particular -de hecho, hasta que no me he puesto a escribir este post no era consciente ni de a quién correspondía la autoría- sino porque sonaba en la radio muy a menudo.

Mi madre siempre ha sido muy de radio. Teníamos una en cada estancia de la casa, pero la que más usábamos era la de la cocina. Era una cadena de esas grandotas, con doble pletina y tenía la opción de grabar de una cinta a otra, y también de micrófono. A mis hermanos y a mí nos encantaba grabarnos en cintas vírgenes (que nombre más sexual). Cantábamos canciones que nos gustaban y también fingíamos que hacíamos un programa de radio, con sus locutores y sus invitados a los que entrevistar. Como siendo críos teníamos un alto riesgo de cargarnos el aparato con nuestras manitas torponas, mis padres trataban de alejarlo de nuestro alcance. Llegaron a situarlo encima del frigorífico, pero dio igual, nos subíamos a las banquetas de la cocina y lo manejábamos desde lo alto. Era súper divertido, y supongo que, además de la escritura, eso supuso el germen de mi vocación profesional. Los Reyes Magos debían ser conscientes de esto, porque un año me regalaron un aparato de radio con todo esto que os comento. It's my life fue sin duda una de esas canciones que grabamos con nuestras voces infantiles y nuestro inglés de guachuchuacho (que era como se llamaba antes de que se inventase el término spanglish).

jueves, 26 de abril de 2018

'Soy una alimaña' (by Carol)

Los Cafres haciendo el ídem en la portada de su álbum 'Tractor cerebral'

Como bien sabe mi círculo más o menos inmediato (por la brasa que le doy al respecto), mi vicio seriéfilo actual es 'Fariña', trepidante relato del auge y caída del narco gallego. Dejando al margen la pasada de cortes publicitarios, rayana en la tortura china, la serie me proporciona unos cuantos minutos semanales de disfrute absoluto, y en eso tiene también mucho que ver su banda sonora. Siniestro Total, Os Resentidos, Heredeiros Da Cruz, Kokoshca y... ¡Los Cafres!

Durante unos años de mi vida, debí escuchar el 'Soy una alimaña' de Los Cafres como cien mil veces a la semana. Sonaba en mis tugurios favoritos y también en mi radiocasete (ya está la agüela con las casetes...).

jueves, 19 de abril de 2018

Estrellas de cine hechas canción - versión española (by María Pastor)



- Cine, cine, cine, más cine, por favor, que toda la vida es cine y los sueños, cine son…así lo canta Luis Eduardo Aute, un apasionado del séptimo arte desde que siendo pequeño sus padres le regalaran una cámara de 8 mm con la que grabó sus primeras películas. Aute cuenta con un extenso currículo, no solo en el mundo de la música, sino en el ámbito de la poesía y la pintura, y digna también es su filmografía, aunque menos conocida. Toca todos los palos, y los toca bien. Especialmente mi corazoncito, tocado y hundido por cada uno de los vinilos de mi padre, que yo ya escuchaba antes de alcanzar el metro y medio. Por eso no podía dejar de empezar este post a lo grande, con un Grande como él: